Sistema

Sumiso Lluvia

Pareja dominante 431642

La lluvia dorada es una de ellas. Si no sabes qué es la lluvia dorada y te interesa saberlo para decidir si practicarlo o no en tu vida sexual, sigue leyendo. Qué es la lluvia dorada La lluvia dorada es un juego sexual que se realiza con la orina de las personas que quieren practicarlo. Es el acto de hacer pis encima o alrededor de la pareja sexual o simplemente mojarle con tu orín en diferentes zonas de su cuerpo. Después, si lo deseas, tu pareja también puede 'lloverte' con su orina para seguir el juego sexual. Hay personas que les gusta practicar este juego sexual y a otros que simplemente, le repugnan. Pero es igualmente, es respetable en ambos casos. Las lluvias doradas no son necesariamente menos seguras que otros actos sexuales. Algunas personas les gustan esta sensación e incluso les excita pensarlo.

La lluvia dorada o urofagia es un tipo de parafilia, es decir un comportamiento sexual en el que el placer no reside en la penetración propiamente sino en otra actividad vinculada al sexo, en este caso evacuar a la pareja o ser orinado por la misma. También disfrutan de la sensación de orinarse encima, vinculando esta actividad con la excitación y el placer. Muchas personas que practican la lluvia dorada tienen alguna relación placentera con la orina, les excita su olor, la idea de admirar a alguien orinar o de anatomía ellos quienes orinan a otra andoba. Algunas personas pueden presentar alergia en la piel o los ojos al contacto con la orina. Existen hombres que se sienten excitados al evacuar dentro de la vagina de la mujer, esto puede producir irritación en el tracto vaginal debido a la acidez de la orina y en algunos casos ocasionar infecciones, por lo que no se recomienda. Establecer previamente los roles puede también ayudar a crear una fantasía con la que ambos se sientan cómodos. Para evitar tener que limpiarlo todo, el mejor lugar para practicar la lluvia dorada es sin duda la ducha o la bañera. Se recomienda lavar bastante bien la zona genital antes de practicar la lluvia dorada, de levante modo reducimos la presencia de bacterias.

La lluvia dorada en el sexo es conocida también con el nombre urolagnia y consiste en sentir placer al oler, saborear o sentir la meada de tu pareja al caer sobre tus genitales, tu cuerpo o tu rostro. Cada uno puede disfrutar de la urolagnia de un modo aparte. A ciertas personas solo le agrada sentir la orina de su galán sobre su cuerpo, en contacto con su piel. Otros se excitan con el olor o con la efecto tibia del líquido y a algunos les produce mucha excitación beberla o que la persona que recibe el líquido lo ingiera. Hay razones psicológicas y biológicas que explican la amovible de este disfrute. En la género muchos animales recurren al olor de la orina para marcar su bailía, incluso para signar a sus parejas. Sí que existen riesgos al practicas la lluvia dorada, especialmente si tomamos en consideración que tal y como ocurre con las heces, la meada es una sustancia tóxica a través de la cual nuestro organismo libera algunos de sus desperdicios. Dependiendo de las condiciones de salud de la persona que micciona, a través de ese líquido pueden viajar otros componentes, como bacterias, infecciones, residuos de sustancias tóxicas que hayan estado en nuestro cuerpo especialmente si la persona consume estupefacientes o drogas y, en el caso de haber sangre en la orina, la lluvia dorada podría convertirse en un canal de suma peligrosidad para la transmisión de enfermedades venéreas. Métodos seguros para disfrutar de la lluvia dorada Es evidente que una de las primeras recomendaciones para disfrutar de esta parafilia sin riesgos es descartar su ingesta.

Lo primero que hay que entender es que la sumisión no es gemelo para todo el mundo y no es igual en todas las amistades. Sumisas sexuales Probablemente encarnan el estereotipo que tiene la gente cuando se habla de sumisión. Las sumisas sexuales disfrutan cediendo el control durante el sexo o cuando hay alguna efecto sexual. Sumisas masoquistas Las sumisas masoquistas, como su nombre indica, disfrutan recibiendo dolor. Como las sumisas de servicio, sus necesidades no se basan necesariamente en el sexo, aunque la generalidad de las veces el sexo y el dolor van ligados. Muchas de estas sumisas sienten excitación con el hecho de estar inmovilizadas y a la merced del dominante; ceden el control total de su cuerpo a una persona que puede manipularlas a placer, y atarlas sin límite. Sumisas esclavas Estas sumisas esclavas son el colmo de la sumisión.

Tiempo al tiempo Tu primera tiempo hazlo con algún de confianza Otro advertencia que queremos darte para que tu primera tiempo sea bonita y singular es que no lo hagas con alguien, intenta hacerlo con una andóbal con la que te sientas amigable y tranquilo. Comparte: 22 Abril. La primera tiempo puede suponer un gran paso a todos los niveles y macizo de admisión. Eso sí. Siempre hay que cuerpo limpio con individuo mismo y con la otra andóbal. Porque hablando se. Entiende la comunidad. A lo. Largo de vuestras vidas habréis escuchado la típica frase: solo hay una primera tiempo.

Leave a Reply

Your email address will not be published.