Morbo

Hipersexualidad: ¿en qué momento el aumento del deseo sexual se vuelve peligroso?

Conocer varios 455547

Tener relaciones sexuales, en cambio, es algo positivo y deseable, con muchos beneficios para la salud. Así lo explican especialistas del Hospital Universitario Dexeus, de Barcelona. Se trata de un tema que ha dado lugar a muchas discusiones entre los investigadores. No poder controlar las fantasías y los impulsos Tener fantasías sexuales es sin dudas normal e incluso saludable. Tales fantasías, con frecuencia, constituyen una parte importante del juego erótico de los individuos y de las parejas. Pero en ocasiones tales fantasías pasan a ocupar mucho tiempo y la persona siente que no las puede controlar, por mucho que intente reducirlas o mantenerlas a raya.

Casi podríamos decir que no hay punto de comparación posible porque lo que hoy llamamos soltería no existía hace un par de generaciones. Lo que se modificó por completo, en cambio, es el modo en que vivimos fuera de la pareja. Las chicas no casadas del Once casi siempre se quedan en las casas de sus padres. Me pareció curioso, porque no conozco casos parecidos. A lo largo de la nota la periodista evita mencionar el elefante en la habitación: no duermen juntas porque tienen no sé qué creencias en acompañar, en lo femenino y en la vida comunitaria; duermen juntas porque no cogen con nadie.

La reacción que tienes ante esta andoba Amor y deseo son dos cosas diferentes y tienden a confundirse porque ambos son sentimientos, en muchas ocasiones desmedidos, que nos despierta una andoba en concreto. El resultado de levante estudio demostró que el deseo se manifestaba a través del placer y duraba apenas unos minutos, mientras que el amor y el afecto época un estímulo cerebral que podía llegar hasta varias horas. Otra de las claves para diferenciar el amor y el deseo es el tipo de pensamiento que diriges hacia esa andoba. Cuando sientes deseo o lujuria, te estas enfocando en tus necesidades o en tu objetivo de manera unipersonal.

Conocer varios chicos 704958

Loco como las maracas de Machín, que diría mi abuela. Pues sí, se puede querer a dos personas la vez y no estar loco. Parece divertido, sí, pero os aseguro que no lo es tanto. De allí la paradoja de la elección. Porque hay que aceptar muchos riesgos como elegir mal, hacer daño al rechazado o quedarte al final sin nadie, cuando parecía que lo tenías todo. Pues no, no se puede, lo siento. Pero que te suceda esto dice mucho de ti. Primero que ligas bastante, por supuesto, pero todavía, no saber a quién elegir y quedarte rumiando la posible elección, deje de tu inseguridad, tus miedos, tu grado de valentía y tu aforo de frustración y desapego. Teoría del Complemento lo llamo yo, uno para unas cosas y el otro para otras.

Leave a Reply

Your email address will not be published.