Morbo

'Feederismo': el fetiche sexual que encuentra en la comida y en engordar el foco del placer

Conocer a 104826

Ahora podemos admitir con orgullo que nos encanta lo que la sociedad, esa que aborrece abiertamente el sobrepeso, llama glotonería. Estamos gordos porque comemos mucho, y eso nos encanta, asegura un usuario del blog 'Bigger Fatter'. Mientras que las revistas femeninas bombardean al lector con dietas milagrosas, las redes sociales alzan el 'hashtag' foodporn sin contemplaciones. Los usuarios pagan por ver cómo otros comen cantidades ingentes de comida. Park Seo-yeon, conocida como la Diva, es capaz de cenar 30 huevos fritos, cinco paquetes de sopa y una caja de patas de cangrejo acompañada de empanadillas de carne. Pero volvamos al 'feederismo', donde no hay pantallas que se interpongan entre la comida y el sujeto. Este fetichismo sexual incluye dos figuras: el 'feeder', encargado de alimentar a su pareja, y el 'feedee', el alimentado cuyo cometido es engordar sin límites.

Todos nos sentimos atraídos por las noticiario escabrosas. Los casos de Julen , Laura Luelmo , Gabriel Cruz , Diana Quer no hacen otra cosa que demostrar que las noticias escabrosas interesan y mucho. Publicidad Como periodista, he sentido vergüenza de los programas especiales en directo anoche para retransmitir el rescate del cuerpo sin biografía de un menor de dos abriles. Todos decimos sentir rechazo ante el sensacionalismo, pero en el fondo no somos capaces de dejar de avistar. A qué llamamos morbo y por qué engancha Sergio García Soriano, psicólogo sanitario , explica que el morbo es en realidad una enfermedad, un comportamiento malsano, y la clave para que nos atraiga es su aforo para dejarnos impactados por algo junto. Lo escabroso tiene una cota de intensidad que no tienen otras cuestiones, explica. Es decir, la muerte nos atrae porque sabemos que vamos a morir, que somos mortales y que en ese momento nos hemos libre Un aspecto a tener en cuenta es el hecho de que el muerto no soy yo. Así se explica el psicólogo que haya poco que nos empuje a mirar lo escabroso, para averiguar lo que ha pasado y nos demos cuenta de que en ese momento no hemos sido nosotros.

Los daños en la salud física y mental en quienes lo practican son enormes Fresas con nata. Empacho aniñado para la merienda o placer maduro como preliminares. O jugar con hachís. Y, después, masajearla sensualmente con grasa de coco.

Por lo general, lo morboso se asocia a lo sexual. De ahí que se mencionen las miradas y las insinuaciones morbosas. Sin embargo, también es usual que se califiquen como morbosas otro tipo de conductas. Por antonomasia, cuando alguien quiere conocer en anécdota la vida personal o íntima de alguien. Por extensión, definimos como morbo todo aquello que nos remite a la enfermedad mental. Ahora biem, debemos tenerlo claro: no siempre es así.

Leave a Reply

Your email address will not be published.