Lujuria

La batalla de Berlín durante la Segunda Guerra Mundial

Una chica alta al 148420

Pero no fue así. Y tenían razón. Aquel sonido se debía a los obuses de la artillería de campaña y no a las bombas a las que los tenía acostumbrados la aviación aliada. Eso solo podía significar una cosa: Berlín ya estaba al alcance de los cañones soviéticos, lo que provocó que la población, entre asombrada y aterrorizada, se preguntara cómo habían llegado a ese punto. Rendirse y alzar la bandera blanca era castigado con la muerte y quien desertaba o se escondía para evitar el combate era colgado.

Y no solo eso, ella se ha convertido en una de mis escritoras preferidas. Me entusiasmó «La sonata del silencio» y me encantó «La sospecha de Sofía», de la que publiqué una reseña en su día y que podéis ver aquí. Me apasionan sus historias y también su faceta de contarlas. Y, lo mejor, te entretienen y te hacen sentir. Ahí, la autora presentó esta novela, que fue finalista del premio Planeta El encuentro con los lectores fue una charla entretenida sobre diversos aspectos, que nos acercaron al libro. Ella sabía que estaba entre los diez finalistas. Cenó y habló poco, con muchos nervios.

Leave a Reply

Your email address will not be published.